Inicio

Supongo que has llegado aquí desde la cuenta de instagram de @comoconquistaraungato . No es ninguna sorpresa, como sabrás, te estaba esperando. Lo que no sabías tú es que esta aventura comienza mucho antes de Instagram, de hecho, comenzó hace ya diez años cuando me dio por publicar una novela cortita que se llamaba Siete Lunares. No hace falta que sepas mucho de ella, porque no te vas a perder cuando leas todo lo que vas a empezar a leer hoy. Te diré que si te gusta lo que has visto en Instagram y te apetece engancharte a algo un poco mayor, este es tu sitio. No te vayas. Guarda la página en tus favoritos, porque vas a querer volver.

Te voy a presentar a Sara y a Bea.

Sara y Bea tuvieron una historia de amor que fue un desastre. Ya sabes, me gustan las historias de desastres. Bea era una niñata caprichosa que no sabía ni qué quería hasta que lo perdía. Sara era una tonta enamorada que habría partido el mundo en dos si Bea se lo hubiera pedido. ¿Te suena? Aquella aventura llena de mentiras y de infidelidades las llevó a separarse, y con el tiempo a querer reencontrarse. Bueno, sólo Bea. Sara prefirió poner punto y final. Bueno… punto y a parte. Cuando Bea por fin se decidió a buscarla, Sara se armó de orgullo y cerró su parte. Al menos hasta ahora.

De eso se trataba Siete Lunares, pero no te preocupes, no necesitas saber mucho más. Por si acaso te apetece echarle un ojo a la novela, puedes encontrarla en Amazon, junto a Como conquistar a un gato (o no) e Inamovible.

Lo que vamos a hacer aquí es retomar esa historia de hace diez años y ver qué final le ponemos -si es que le ponemos final-.

Aquí empieza «Tú serás mi Patria».

Quédate.

Ya haré yo que valga la pena.